Envíos gratis a partir de 15€ | Entrega en 24 / 48 horas

Pajitas reutilizables

¿Has decidido cuáles son tus pajitas reutilizables favoritas?

En Oceana ofrecemos dos tipos de pajitas reutilizables
a base de bambú moso y de acero inoxidable. Tienen cuatro unidades, un limpiador y cajita de kraft biodegradable.

Las pajitas reutilizables son una alternativa ecológica, cómoda y segura a las antiguas pajitas de plástico de un solo uso. Son más sostenibles, ya que no generan residuos, más económicas, ya que sólo debes comprarlas una vez, y ¡más bonitas!
Podemos usar las pajitas por cuestiones prácticas, como para consumir zumos de frutas ácidas sin que dañen nuestro esmalte dental o para las meriendas infantiles, pero debemos recordar que cada pajita realiza una gran labor de pedagogía medioambiental. 
Cada vez que te dejes ver con tus pajitas reutilizables alguien repenserá su forma de consumo, ¡y eso tiene un enorme valor para el planeta y para el movimiento zero waste!

Algunas cuestiones sobre las pajitas reutilizables

Las pajitas reutilizables están fabricadas en distintos materiales, desde papel a silicona, pero en Oceana siempre hemos priorizado las pajitas de bambú moso y las pajitas de acero inoxidable. ¿Por qué? Porque buscamos que las pajitas durasen lo máximo posible y, en las peores circunstancias, contaminen lo menos posible también.

Las pajitas de papel o cartón no son realmente reutilizables. Sin duda alguna son mejores que las de plástico al ser biodegradables, pero siguen siendo un producto de usar y tirar, una dinámica que debemos cambiar. Es decir, no suponen un gran avance en cuestiones medioambientales. Además, no a pocas personas les resulta desagradable la sensación en su boca.
En el caso de las pajitas de vidrio o de cristal sí que pueden ser una alternativa eficaz, pero su fragilidad las hacen inviables a largo plazo. En el caso de las pajitas de silicona, sí que son duraderas, pero en el caso de que acaben perdiéndose en alguna circunstancia, son aún más contaminantes que las convencionales de plástico y se emplean mayor cantidad de procesos químicos en su fabricación.

Las pajitas reutilizables sirven para lo mismo que las pajitas de plástico: beber bebidas de una forma más cómoda.
Las pajitas reutilizables existen de varios tamaños y en Oceana optamos por una medida tradicional para las pajitas de bambú y una medida más grande en el caso de las pajitas de metal, para poder utilizarlas incluso en los recipientes más profundos y estrechos.

La historia de las pajitas, ¿cómo empezaron?

Las pajitas convencionales de plástico comenzaron a popularizarse en la década de los 60, cuando la fiesta del plástico  estaba en pleno apogeo. Era un momento en el que el plástico estaba en todos los sitios, donde sus beneficios estaban en boca de todo el mundo y todavía no se conocían, o no se querían conocer, los efectos tan nocivos que tienen sobre el medioambiente, por lo que su fabricación y uso en artículos con una vida útil muy corta crecían cada vez más.

En realidad, las pajitas de plástico sólo se empleaban para dos cosas: en las fiestas infantiles, donde los niños de divertían con ellas, haciendo burbujas, jugando con ellas, haciendo juguetes con ellas, etc, y para beber cócteles en noches de diversión.

Una situación agravó el problema medioambiental: la sociedad comenzó a tener miedo por las bacterias y los gérmenes, por lo que el uso de las pajitas de plástico comenzó a extenderse aún más durante décadas. De hecho, en prácticamente cualquier lugar te servían las bebidas con una o incluso más pajitas. 

Las mejores pajitas reutilizables del mercado

De unos años a esta parte, las pajitas reutilizables han ido ganando espacio en el mercado. Esto se debe a diversos factores, como su durabilidad, el escaso o nulo impacto ecológico que conlleva su utilización y, porqué no decirlo, ¡su estética! ¿No es verdad que los productos sostenibles son más bonitos que los convencionales?

En Oceana creemos que, entre todos los tipos de pajitas reutilizables que existen, hay dos alternativas que son las mejor opción. 

Sin ninguna duda, son nuestra primera opción. Las pajitas de acero inoxidable presentan la mayor durabilidad, son mucho más sencillas de limpiar, resistentes y elegantes. ¡Con un mínimo cuidado te durarán toda la vida!

Nuestro set de pajitas de acero viene con 2 pajitas rectas, 2 pajitas curvas y un limpiador para llegar al último rincón. Tienen un tamaño superior al de las estándar de plástico, lo que nos permite utilizarlas para beber con cualquier tipo de recipiente, aunque sea muy profundo. 

Uno de los materiales que causan tendencia desde hace años es el bambú. Aunque aquí no vamos a explicarte todas las propiedades del bambú, sí que debes saber lo fundamental y más obvio.

Las pajitas de bambú son compostables, pero sin el cuidado adecuado pueden tener una vida útil mucho más corta que las pajitas de metal. Recuerda secar las pajitas después de cada uso y eliminar los restos de bebida con su limpiador, ¡de esta forma disfrutarás de tus pajitas de bambú muchos años!

Nuestras pajitas reutilizables

Todo lo que debes saber sobre las pajitas reutilizables

Nos imaginamos que ya tienes claro qué son las pajitas, también conocidas como sorbito, pitillo o pipeta, podríamos definirlas como objetos de forma cilíndrica huecos en su interior y con una abertura en ambos extremos. Pero, ¿qué diferencia a las pajitas reutilizables de las pajitas convencionales de plástico?

Lo primero de todo, que son reutilizables, o lo que es lo mismo, no hay que tirarlas una vez utilizadas. Al contrario, podemos dar un uso indefinido a las pajitas de la misma forma que lo hacemos con otros productos de nuestra vajilla. ¡El planeta no puede permitirse productos de usar y tirar en nuestro día a día!

Además de reutilizables, las pajitas de bambú son biodegradables, es decir, cuando acabe su vida útil dentro de muchos años las pajitas se van a descomponer fácilmente sin dejar residuos. ¡Es muy fácil vivir de forma sostenible!

¡En España se tiran 13 millones de pajitas de plástico al día! En el resto del mundo se tiran cada día alrededor de mil millones de pajitas, es algo completamente insostenible.

Esto implica que cada residente de España emplea una media de 110 pajitas al año, por lo que si comenzamos a utilizar pajitas reutilizables, podremos empezar a bajar esos números completamente insostenibles.

Además, cada pajita de plástico que se desecha tarda aproximadamente 500 años en descomponerse, lo que supone un gravísimo problema medioambiental a corto, medio y largo plazo.

La solución es muy sencilla, utilizar pajitas reutilizables y abandonar el plástico de un solo uso.

Las pajitas reutilizables, a diferencia de las pajitas de plástico de un solo uso, son verdaderamente útiles. En primer lugar ocupan muy poco espacio y no pesan nada. Así que son perfectas tanto para llevar en un bolso, en una mochila o incluso en un bolsillo de una chaqueta o pantalón.

De esta forma podremos llevar nuestras pajitas favoritas a cualquier parte, incluso a lugares donde no suelen tener pajitas, abandonar el plástico de un solo uso y, por el camino, realizar pedagogía medioambiental, creando conciencia ecológica en las personas que nos vean vivir de una forma tan sostenible.

¡Claro que sí! Se pueden personalizar las pajitas de bambú y tus pajitas de metal con lo que desees.

Las pajitas personalizadas son un regalo ideal para una gran cantidad de momentos especiales.

En Oceana podemos personalizar las pajitas de bambú y de acero con diferentes tamaños y colores  para grabar las letras o formas que quieras, ¡escríbenos a hola@loveoceana.es y cuéntanos tu idea!

¿Por qué comprar pajitas reutilizables?

Existen muchos motivos por los que comprar pajitas ecológicas.

Comprar pajitas ecológicas es ayudar al medioambiente, defendiendo la reducción de residuos y de plásticos de un solo uso. Las pajitas reutilizables son una verdadera alternativa al consumo de las pajitas de plástico desechables, una opción bonita y sostenible.

Puedes ahorrar bastante dinero a lo largo del año. Aunque el precio inicial es más alto que el de las pajitas de plástico, ¡al ser tan duraderas son mucho más económicas y el coste por uso es casi cero!

Las pajitas reutilizables son muy cómodas, las hemos diseñado con muchísimo cariño y creemos que ¡son mucho más bonitas que las pajitas de plástico de usar y tirar!

Detalles que nos definen...

ECO

Porque los buenos planetas son difíciles de encontrar.​

VEGAN

Porque los animales son nuestros amigos.​

ZERO WASTE

Porque queremos un mundo bonito y sostenible.​

LOVE

Porque hacemos Oceana con todo nuestro cariño.

¿Son ecológicas las pajitas reutilizables?

Claro que sí. Aunque sí que es cierto que algunas pajitas son más ecológicas que otras. 

En cualquier caso, la elección de comprar pajitas reutilizables siempre es una buena idea. Promueves el consumo sin residuos, así que ayudas en la protección del medioambiente siguiendo el movimiento zero waste. De esta manera podrás empezar a reemplazar los plásticos de un solo uso por alternativas reutilizables y biodegradables.

¿Las pajitas reutilizables se pueden grabar y personalizar?

Sí, en Oceana podemos grabar y personalizar tus pajitas reutilizables, solo es necesario hacer un pedido mínimo.

En Oceana podemos grabar la palabra o una frase que quieras, e incluso elegir el color para algunos tipos de pajitas como las pajitas de acero.

¡Escríbenos y cuéntanos la idea que quieres para ese momento especial!

¿Son higiénicas las pajitas reutilizables?

Por supuesto que sí, ¡son completamente higiénicas seguras! Solo debes recordar mantener unos hábitos mínimos de limpieza y almacenamiento, es decir, eliminar los restos de bebida del interior con su limpiador y agua fresca. También es importante dejar las pajitas en un lugar limpio y seco.

En este sentido también afecta el tipo de material. En el caso de las pajitas biodegradables, como las de bambú, hay que cuidar especialmente el tema de la humedad. Una vez limpias hay que procurar que se sequen bien. En el caso de las pajitas reutilizables que no son biodegradables como las de acero, hay que tener menos cuidado.

Tanto las pajitas de bambú como las pajitas de acero inoxidable pueden ser lavadas perfectamente a mano y en el lavavajillas.

Claro que sí. Como acabamos de comentar, todas las pajitas reutilizables pueden lavarse. Aunque tendremos que tener algunos matices. Siempre va a ser necesario eliminar los restos del interior de las pajitas con el limpiador, especialmente si las has utilizado para tomar algún zumo más espeso. Si has bebido una infusión, por ejemplo, es suficiente limpiar las pajitas con algo de agua fresca.

Para mantener una limpieza perfecta todas las pajitas reutilizables de Oceana, tanto las de bambú moso como las de acero inoxidable, vienen con su propio limpiador para poder llevar a cabo la correcta limpieza de cada una de las pajitas.

Tanto si las limpias a mano como si lo haces con el lavavajillas, es conveniente que uses en primer lugar el limpiador, dejando el conducto limpio y libre de restos.

¿De qué materiales están hechas las pajitas reutilizables y biodegradables?

Existen una gran cantidad de materiales con los que están fabricadas las pajitas reutilizables o biodegradables.

En este punto vamos resolver a una cuestión antes de comenzar: vemos que muchas personas confunden el término biodegradable con reutilizable, y no es lo mismo.
Biodegradables serían todas aquellas que en un breve paso del tiempo se degradan hasta descomponerse por completo, lo que permite que no se genere basura para el medioambiente, como sucede con los microplásticos de las pajitas de un solo uso.
Las pajitas biodegradables no necesariamente son reutilizables, por ejemplo las pajitas de papel, se degradan con facilidad pero siguen sienod de usar y tirar, y eso nunca va a ser sostenible.
En el caso de las pajitas reutilizables, son todas aquellas pajitas que pueden utilizarse muchas veces o incluso de por vida.

Vamos a enumerar con una explicación los distintos materiales con los que están hechos las alternativas a las tradicionales pajitas de plástico.

Las pajitas de papel son un tipo de pajitas biodegradables, pero no son reutilizables, ya que tras un uso suelen degradarse por la humedad con mucha rapidez. Por este motivo no se pueden ni limpiar ni manipular después de un primer uso. Aunque en cualquier caso, son mejores que las pajitas de plástico convencionales.

Las pajitas de cartón son biodegradables pero, a efectos prácticos, no son reutilizables. Están a medio camino entre las pajitas de papel y otras pajitas fabricadas con materiales más resistentes. Aguantan mejor que las de papel, pero tras 2 ó 3 usos quedan completamente inservibles.

Las pajitas de metal son reutilizables pero no biodegradables. En el caso de las pajitas de Oceana empleamos acero inoxidable en su fabricación para garantizar su no oxidación, de esta forma pueden estar bajo el agua todo el tiempo que sea necesario. Quizás el único inconveniente que tengan es que, como están hechas de acero, son completamente rígidas y no son maleables. Por eso en Oceana las fabricamos tanto rectas como curvas, para facilitar la ingesta de las bebidas. Se pueden lavar tanto a mano como en el lavavajillas. Son el ejemplo de perfecto de la lucha contra la obsolescencia programada, ya que duran perfectas de forma casi indefinida, que es lo que deberíamos buscar en los objetos que consumimos.

Las pajitas de madera son biodegradables y moderadamente reutilizables. Sucede algo parecido a las de papel y cartón, tienden a degradarse con cierta facilidad al contacto continuado con el agua, pero es cierto que le dan un aire rústico para según qué situaciones, aunque su textura no es muy agradable. Hay que lavarlas a mano.

Las pajitas de bambú son biodegradables y reutilizables, son mucho mas resistentes que la madera convencional. Una de las ventajas del bambú es que no es una madera, sino una hierba, por lo que para obtenerlo sólo hay que recolectarlo, no talarlo, así que se convierte en un material completamente sostenible, y su textura es fina y suave.  Además, es una de las plantas del mundo con mayor velocidad de creciemiento y absorbe una gran cantidad de CO2. Se pueden lavar tanto a mano, pero para aumentar su vida útil muchos años es recomendable no dejarlas en agua o espacios húmedos muchas horas seguidas.

Las pajitas de silicona son reutilizables, pero no son degradables. De hecho son similares a las pajitas de plástico duro. Son maleables, por lo que se pueden doblar con facilidad, pero no son en absoluto la mejor opción en cuanto a sostenibilidad. Además, hay que asegurarse de que estén fabricadas con silicona alimentaria sin BPA. Pueden lavarse tanto a mano como en el lavavajillas.

Las pajitas de centeno son biodegradables pero no reutilizables. Están fabricadas con tallos de centeno, que para su fabricación se cortan, pelan y retiran cualquier resto de hoja o nudos. Finalmente, se secan.
El mayor problema es que se degradan con gran facilidad, eso sería bueno para el medioambiente si queremos deshacernos de ellas, pero no si queremos reutilizarlas, que es el primer paso en la economía circular para vivir de forma sostenible.

-Las pajitas de cristal son reutilizables pero no biodegradables.
Realmente están fabricadas en un vidrio de alta resistencia, pero eso no implica que sean irrompibles. De hecho, es algo muy común. Al ser tan delicadas hace que no sean muy recomendables para niños pequeños ya que las pueden romper con facilidad y llegar a cortarse. Aunque pueden utilizarse tanto para bebidas frías como calientes, hay que evitar los cambios bruscos de temperatura, dado que los fuertes choques térmicos pueden hacer que se agrieten y rompan. Para su limpieza lo más recomendable es hacerlo a mano con cuidado. En Oceana no recomendamos en absoluto las pajitas de cristal ya que no son biodegradables y, si bien en la teoría sí que son reutilizables, en la realidad tienen una vida útil muy corta ya que se rompen con demasiada facilidad.

Pajitas comestibles: son biodegradables pero no reutilizables. Básicamente están hechas de otros alimentos como azúcar, sémola de trigo, de galleta o de chocolate, entre otros muchos tipos. Suelen ser aptas sólo para bebidas frías, ya que con calor se ablandan enseguida.

¿Cuánto duran las pajitas reutilizables?

Hay muchas variantes que afectan a la durabilidad de las pajitas ecológicas, pero lo más importante es el material con el que está fabricadas las pajitas.
En segundo lugar seguramente podemos decir que es la frecuencia de uso. Y en tercer lugar su limpieza y almacenamiento. 

Con respecto al material, las pajitas de acero o de silicona son mucho más duraderas que las de papel o las trigo, cómo te puedes imaginar.

La frecuencia de uso hace que, por ejemplo, las pajitas de centeno acaben por degradarse con cierta facilidad, con respecto a, por ejemplo las pajitas de metal o de bambú, que aunque estas últimas sean biodegradables, su durabilidad es muy elevada.

Por último, su limpieza y mantenimiento. Si, por ejemplo, las pajitas de bambú las dejas en agua y con humedad durante horas todos los días, al final tenderán a agrietarse, por lo que un correcto mantenimiento y almacenamiento de las mismas te asegurará tener pajitas durante mucho tiempo.

¿Están prohibidas las pajitas de un solo uso?

En la teoría, sí. Desde el día 3 de julio de 2021 la directiva europea prohibió la venta de las pajitas de un solo, así como de otros artículos como cubiertos, platos y envases hechos a base de poliestireno expandido.

Sin embargo, a efectos prácticos, seguimos encontrando pajitas de plástico en muchos establecimientos de la unión europea. Además, no olvidemos que en otros países de Europa que no forman parte de la EU, así como el resto de países del mundo, la venta de pajitas de plástico aún no está regulada y se venden, se usan y se deshechan libremente todos los días.

  • Son mucho más económicas que las convencionales de plástico.
  • Ayudan a proteger el medioambiente.
  • No contaminan los ecosistemas.
  • Pueden usarlas todos los miembros de la familia.
  • Se pueden transportar con facilidad.
  • Son muy duraderas y, al mismo tiempo, biodegradables.

Cómo elegir las pajitas reutilizables ideales para mí

En primer lugar tenemos que tener claro qué es lo que queremos priorizar.

Ya hemos comentado que el material es quizás, el elemento más importante en lo que se refiere a durabilidad. El material también implica el tipo de textura de la pajita. Por ejemplo, las pajitas de bambú tienen una textura suave y lisa, pero amaderada. En el caso de las pajitas de metal, son completamente suaves y agradables al tacto. El material de la pajita influye en la durabilidad, el tipo de cuidados que hay que tener, su resistencia al agua, etc.

FRECUENCIA DE USO

Aquí hay que tener en cuenta si las vamos a usar de forma esporádica, a diario, en casa, las vamos a llevar fuera, etc.

Por poner un ejemplo, las pajitas de acero inoxidable son perfectas si las vamos a usar de forma continuada, o si las queremos llevar a cualquier sitio fuera de casa.

En el caso de que queramos hacer un uso más esporádico de las pajitas ecológicas, podemos optar por pajitas de bambú, muy vistosas y perfectas para momentos especiales.

 

LIMPIEZA Y MANTENIMIENTO

La correcta limpieza de nuestras pajitas reutilizables es la clave para que nos duren por mucho tiempo. Al final, una correcta higiene bucodental es fundamental para preservar nuestra salud en general. Así que la limpieza de las pajitas son otro elemento importante.

En general las pajitas biodegradables no son aptas para la limpieza, puesto que se degradan con el agua a gran velocidad, como las pajitas de papel o centeno.

Otras, como las de acero o bambú son aptas para su limpieza, tanto a mano como en lavavajillas.

 

Hay que saber que la mayor parte de las pajitas ecológicas no duran eternamente. Pero sí que podemos hacer que muchas de ellas duren mucho tiempo. Tanto las de papel, cartón, centeno o de madera, tienen una vida útil bastante corta. En cambio, las pajitas de metal sí que pueden durarnos toda la vida. En un término medio están, por ejemplo, las pajitas de bambú, ya que al estar fabricadas por materiales orgánicos, se degradarán poco a poco, pero con los cuidados adecuados te durarán mucho años.

Pajitas reutilizables