Envíos gratis a partir de 25€ | Entrega en 24 / 48 horas

MITOS SOBRE EL AHORRO ENERGÉTICO EN EL HOGAR

El ahorro energético es un tema que ha venido sonando en todo el mundo desde hace varios años. Sin embargo, muchas personas parecen no hacer conciencia sobre el correcto ahorro energético que se debe tener y se dejan llevar por lo primero que escuchan o leen creyendo que están ahorrando energía cuando en realidad están consumiendo más. Por ello, queremos desmentir algunos de los mitos sobre el ahorro energético en el hogar que muchas personas creen que son verdades. Estos son los más comunes.

Dejar la calefacción encendida todo el día consume menos energía que encenderla y apagarla constantemente

Este es quizá el mito más común del ahorro energético en el hogar. Permanecer con la calefacción encendida todo el día o una gran parte de él, aunque sea a baja temperatura genera mayor consumo. Lo recomendable es utilizar un termostato que encienda y apague la calefacción a una hora programada. Además, lo más recomendado es mantener la temperatura a 20°, ya que mientras mayor temperatura mayor consumo. 

Dejar los equipos en Stand by o enchufados no consume energía

Esto es otro mito, cualquier equipo enchufado, aunque no se esté utilizando, puede consumir el 7% del gasto eléctrico anual de un hogar. Para evitar este consumo innecesario desenchufe los equipos por la noche o instale un interruptor que le permita desconectar varios enchufes en un solo botón. 

Es más económico lavar ropa por la noche

Hay personas que tienen la idea de que las lavadoras y otros aparatos consumen menos energía durante la noche. Pero como la mayoría de los consumidores suelen tener tarifas estándar, estos equipos consumirán la misma energía de noche y de día, incluso durante los fines de semana. 

Calentar la casa a la misma temperatura en todas las habitaciones

Para nada cierto. Lo más correcto es encender la calefacción de la habitación donde estemos y apagar los radiadores de las otras áreas que no estemos utilizando. Esto evita que gastemos energía de forma innecesaria. 

La certificación energética no se relaciona con el ahorro de energía

Totalmente falso. Todos, o la mayoría de los equipos eléctricos cuentan con la etiqueta energética que indica su eficiencia energética. Esta se basa en una escala de clasificación de letras y colores. La letra A y el color verde significan que tiene un consumo más eficiente; mientras que la D y el color rojo indica un consumo menos eficiente. Por ello, se deduce que en un equipo de clase G puede consumir el triple de energía que uno de clase A. 

Utilizar programas de alta temperatura al utilizar la lavadora

Para nada cierto. Los programas más eficientes para el ahorro de energía en el hogar son los de baja temperatura, ya que estos reducen el consumo de energía que se utiliza para calentar el agua. 

Lavar platos a mano ahorra más que el lavavajillas

Esto tampoco es verdad. Cuando lavamos platos a mano se consume mucha más agua, mientras que los lavavajillas están diseñados para hacer uso adecuado de energía y de agua.