Envíos gratis a partir de 15€ | Entrega en 24 / 48 horas

5 motivos por los que dejar de usar cápsulas de café

En los tiempos modernos y gracias al desarrollo de muchos avances tecnológicos, se han presentado cambios innovadores en las formas de consumo de los alimentos. En el caso específico de bebidas como el café o él te, muchas de estas nuevas maneras de consumo representan un riesgo peligroso en la salud del medio ambiente.  Debido a esto, te vamos detallar algunos motivos para que comiences a dejar de usar capsulas de café

¿Qué es una capsula de café?

Son pequeñas capsulas que contiene entre 6 y 7 gramos de café y que está envuelta en plástico y aluminio. Estas capsulas son elaboradas para que los consumidores tengan la oportunidad de preparar café a través de porciones individuales. Por otra parte, las capsulas no se pueden utilizar en máquinas de café tradicionales, sino en máquinas de café especiales. 

Son nocivas para el medio ambiente

El principal motivo, y uno de las más importantes es que esta clase de capsulas no contribuyen con el medio ambiente. La producción de esta clase de capsulas demanda una exagerada cantidad de recursos, y al mismo tiempo no son fáciles de reciclar debido a que están envueltas en plástico y aluminio. Por otra parte, la producción de las capsulas de café exige realizar actividades nocivas que van en contra del cuidado del medio ambiente, como la deforestación. 

El café no es de buena calidad

A pesar de lo que muchos creen, las capsulas fabricadas por los gigantes de la industria como Nespresso, Dolce Gusto o Keuring carecen de la calidad necesaria para disfrutar de un buen café. Generalmente, el café que se encuentra en estas capsulas se caracteriza por poseer aromas como el carbón o moho y sabores extraños que terminan por afectar la calidad del café. Estos factores se deben al proceso de fabricación de las capsulas. 

Derroche de recursos

Como mencionamos anteriormente, las capsulas se componen mayormente de plástico y aluminio. Todas las capsulas son envueltas en una cantidad innecesaria de plástico y aluminio, que al final se termina traduciendo en un desperdicio de materiales y un gasto excesivo de recursos. 

Inexistencia de leyes regulatorias

Por otro lado, en la industria cafetera, las empresas más importantes no están obligadas en realizar cambios significativos para regular la producción y distribución de las capsulas de café. Esto es un problema grave porque si las empresas más importantes de la industria no son controladas eficientemente, se puede desarrollar un escenario incorregible a la hora de contribuir con el medio ambiente. Asimismo, empresas como Nescafe, Dolce Gusto, Nespresso, Keuring, o Bosch no son transparentes a la hora de ofrecer información sobre la producción de las capsulas. 

Su fabricación es muy costosa

Si bien las capsulas de café son pequeñas en tamaño, su proceso de elaboración es muy costosa para las compañías, lo cual termina percutiendo en el bolsillo de los consumidores. Por otro lado, los consumidores necesitan adquirir maquinas especiales que son más costosas que las máquinas de café tradicionales.